El Búcaro de las flores

por Paco L.

El Búcaro de las flores

 

Prosa urbana efímera, tan efímera como las flores de este búcaro

 

I

Te amaré de rojo a verde

 

Hoy, esperando en un semáforo,

conocí la cara de la ilusión.

Una niña, que recoge una flor de un seto.

(quizás para su madre)

Un muchacho que sonríe mientras cierra la tapa del móvil,

un coche que pasa cubierto, cuajado de Post It de colores en los cuales puede leerse:

Siempre juntos.

Te quiero.

Te amaré para siempre.

Todo, tan efímero como el tiempo que tarda la luz roja en ponerse verde.

 

II

No es

 

No es mudo, sino que prefiere escuchar.

No es calvo, sino que no necesita peine.

No es sordo, sino que oye lo que quiere.

 

III

Diferentes

 

Entendíamos de diferente modo las cosas, en calidad y en cantidad y por tanto las soluciones también eran diferentes. La mas justa, siempre, la de uno mismo.

 

IV

Prometeo en 2013

 

En vida fue condenado. ¿O, quizás liberado?

Un águila devoraba sin descanso

los gusanos, que sin cesar,

su mente producía.

 

V

El Altar DE-SAN-PARADO

La pared llena de diplomas

y un reloj.

Altar en el que se venera

al fracaso en el tiempo.

 

 

 

VI

El hombre que conquistó el mundo

El hombre que abolió su mente.

VII

Las dos caras del espejo

Ante el rostro que la mujer le presentaba,

el espejo preguntó:

¿A quién deseas parecerte, a la malvada bruja o al hada tonta?

 

VIII

Inmigración

El aviso en el puesto de control rezaba:

Solo los robots son bienvenidos”

IX

Siempre estás esperando

Que algo realmente mágico ocurra en tu vida.

X

La boca negra

Sin descanso espero que la boca negra del buzón vomite algún día una buena noticia.

XI

Jugando al escondite

Contó hasta cincuenta.

Sus amigos se escondieron

y ya nunca los encontró.

 

 

XII

 

Soltar Lastre

 

Te dijeron que soltaras lastre si querías llegar alto,

y así lo hiciste.

Más fue el globo el que falló y juntos os desmoronasteis.

Eso sí. Ligero de equipaje.

 

XIII

Mejor en las profundidades

 

Las cosas del corazón

al igual que el oro y los diamantes,

mejor en las minas, mejor en las profundidades.

 

XIV

Efímero

 

Construía versos con palabras

al igual que quién construye castillos con arena

y posiblemente con el mismo fin.

 

 

FIN

Anuncios