S.S. El Papa por la Paz en Siria

por Paco L.

francisco

El pasado domingo, durante el habitual Angelus desde el Vaticano, S.S. El Papa se empleó a fondo en la reivindicación de la Paz en Siria tomando una posición que claramente no admite cuestiones, fue firme y claro, tanto en palabras como en gestos y a la vez humano, sensible, solidario tanto como conciliador y unificador.

Tan firme en sus palabras como:

“Queremos un mundo de paz, queremos ser hombres y mujeres de paz. Queremos que en nuestra sociedad destrozada por divisiones y por conflictos, estalle la paz. Nunca más la guerra”

Tan convincente en sus gestos como:

“Casi gritaba, con los puños cerrados, la voz firme, aquella palabra ‘paz’ que seguía repitiendo, como rezando un rosario. “ (fuente El País)

Tan humano y tan próximo como:

“Mi corazón está profundamente herido por lo que está sucediendo en Siria y angustiado por los dramáticos desarrollos que se presentan”, 

Tan sensible y dolorido como:

 “¡Cuánto sufrimiento, cuánta devastación, cuánto dolor ha traído y trae el uso de las armas en aquel martirizado país, especialmente entre la población civil e inerme! ¡Pensemos en cuantos niños no podrán ver la luz del futuro!”

Tan solidario como para manifestar públicamente que el Vaticano se posiciona en contra de la guerra y de las intervenciones bélicas, tan valiente como para pedir a la comunidad internacional una actitud firme y pacífica sobre el tema y llegar a esa Paz cuanto antes por las vías de dialogo.

“Con su discurso en la Plaza de San Pedro Francisco toma una posición clara como Papa y como hombre político. El Vaticano se coloca en el bando opuesto a el de EEUU y Francia. Condena a Assad y es contrario a la intervención militar en Siria. Y la condena con la ascendencia que le deriva no tanto de su dimensiones o poder temporal, sino de la influencia moral, aquel poder de disuasión que algunas veces contribuyó a calmar los ánimos en la historia: “Con toda mi fuerza, pido a las partes en conflicto que escuchen la voz de su propia conciencia, que no se cierren en sus propios intereses, sino que miren al otro como un hermano y emprendan con coraje y con decisión la vía del encuentro y de la negociación, superando la ciega contraposición”. (fuente El País)

Tan unificador como para convocar una jornada de oración abierta a todos el próximo día 7 de Septiembre por la Paz en Siria

“invito a unirse a esta iniciativa -pidió – según el modo que considerarán más oportuno, a los hermanos cristianos no católicos, a los pertenecientes a las demás religiones y a los hombres de buena voluntad”

Era necesaria una posición del Vaticano y esta se ha producido de forma rotunda, quizás un poco antes, hubiese sido mas oportuna y eficaz, no olvidemos que no solamente S.S el Papa es Jefe espiritual sino Jefe de Estado, y por encima de todo, gran creador de opinión, sabio consejero y personalidad respetada e influyente en todo el mundo.

Bienvenidos deberían ser todos los esfuerzos individuales, vengan de quien vengan para lograr la Paz en el mundo, Ojalá se nos pudiera definir en la historia de la humanidad como “ el Milenio que adoptó como himno la razón”

Anuncios